¿QUÉ HAY DE COMER?

Frank estaba en su décimo octavo año de la enfermedad de Alzheimer y el deterioro se había acelerado. Casi sólo hablaba unas pocas palabras; a menudo solo gritaba sonidos ininteligibles. Necesitaba ayuda para comer y estaba perdiendo peso con tanta rapidez que supusimos que el final se acercaba.

A menudo, yo lo visitaba a la hora del almuerzo para ayudarlo a comer, y un día ésto es lo que sucedió 

El personal de la cocina colocó el plato frente a Frank, y noté que parecía interesado a pesar de que se trataba de carne misteriosa y verduras enlatadas. Corté la comida en pedacitos y se la ofrecí. Abrió la boca como un pajarito, pero luego no la masticó ni se la tragó. Me miró angustiado, y con la comida cayéndole de la boca, sacó la palabra “No puedo”.

Fui a la cocina y dije que no podía comer esta comida. La cocinera respondió: “¡Oh, él siempre dice eso!” Podía sentir la ira surgiendo de mi plexo solar, y cuando se me subió a la cabeza, grité: “¡Eso es porque no puede, maldita sea!”

Le notifiqué a su esposa y obtuvimos una orden del médico para ponerle comida en puré. Ganó 10 libras en dos semanas y vivió otros nueve meses comiendo regularmente.

Es imperativo saber cuándo cambiar a alimentos en puré. Una persona con demencia a menudo pierde la capacidad de tragar o de recordar cómo masticar. A veces tienen un diente malo y es fundamental que lo revisen. Pueden tener miedo porque habían aspirado comida antes y se habían atragantado. A pesar de que conscientemente no recuerdan lo que sucedió, los temores pueden asociarse con la ingestión de alimentos.

Los alimentos hechos puré se pueden presentar de manera atractiva usando el exprimidor para glaseado de pasteles ( no recuerdo cómo lo llamas) y colocando los diferentes colores de los alimentos en formas agradables en el plato. Los batidos de frutas son un gran éxito debido a su dulzura y pueden espesarse agregando más fruta, yogur o puré de manzana. Agregar proteínas en polvo puede asegurar que obtengan suficiente nutrición. Yo no recomiendo las bebidas enlatadas como el Ensure u otros suplementos alimenticios que son abundantes en productos químicos y sobre todo en azúcar. ¿Por qué no ofrecderles alimentos naturales? Lleva más tiempo prepararlos pero los mantiene más saludables.

Si todavía pueden masticar y tragar, a veces poner la comida en sus propios tazones pequeños individuales que son fáciles de ver y sostener para la persona mejora la alimentación. Esta es una gran idea para bocadillos saludables.

Recuerde que una persona sana con demencia es una persona más feliz con demencia, al igual que sus cuidadores: menos ansiedad, dolor, enfermedad y visitas al médico para todos.

Share:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

More Posts