El artista detrás de la enfermedad de Alzheimer

Los beneficios del arte durante la demencia son muchos. Si la persona con demencia era un artista o no, no hace ninguna diferencia. Es una manera de expresarse y puede disminuir la depresión y la ansiedad y aumentar su deseo de interactuar socialmente.

Verdadera Historia:

El era un artista famoso entre la élite; se deducía por los precios en que vendía su arte. Era conocido como un hombre arrogante y distante, pero ahora que tenía la enfermedad de Alzheimer en etapa tardía pasaba la mayor parte del día vagando por las salas de la residencia de ancianos. Incluso entonces tenía un aire distante que lo apartaba de los demás.

Un reportero estaba haciendo un artículo sobre mi programa de comunicación de imágenes para personas en demencia no verbal. La esposa del artista era su amiga y ella nos presentó pensando que querría aprender sobre la técnica. Ella a menudo había expresado que daría cualquier cosa por ser capaz de comunicarse con él de nuevo. Era una mujer pequeña, que usaba mucho maquillaje y vestia de una manera artística costosa. Ella parecía genuinamente emocionada y fijamos una fecha para reunirnos en las instalaciones. Yo le pedí que trajera unas viejas fotos para tener una idea del nivel de consciencia de su esposo. El había sido no verbal por un tiempo y yo usé las fotos de su familia para basar mi evaluación en sus reacciones a ellos.

Legué temprano y lo encontré sentado sólo en una mesa de la esquina en el salón de actividades. Estaba haciendo manchas con pintura roja usando un pincel grande y paró por un segundo cuando lo llamé por su su nombre, pero luego continuó pintando corriendo el papel sobre la mesa. Lo felicité por su arte, pero se negó a responder evitando el contacto visual.

Su esposa llegó luego y lo besó en la mejilla, pero él continuó pintando desinteresado en nuestra presencia. Nos sentamos junto a él y comenzamos a mirar las fotos juntas mientras ella me explicaba cada una. Ocasionalmente él miraba por un segundo y rápidamente desviaba la mirada. Sin embargo, abruptamente tomó de mi mano la foto en que él aparecía con Kurt Vonnegut, un famoso escritor. La estudió intensamente y luego la empujó de nuevo a mí. Estaba desinteresado con la mayoría, pero de vez en cuando una llamaba su atención. A pesar de que estaba mirando hacia otro lado me di cuenta de que escuchaba.

Yo le enseñé a su esposa a utilizar la técnica del collage con él y en realidad comenzó a responder. Sin embargo, después de unas pocas sesiones decidió no continuar, nunca explicando por qué.

Varios meses más tarde tuve una sesión de grupo en un hogar de ancianos diferente y me sorprendí al descubrir que había sido trasladado allí. Todavía evitaba contacto visual, pero aceptó fácilmente mi invitación para unirse a mi grupo de collage como si me recordara y respondió al proceso como si le fuera familiar. No pudo usar una tijera o pegamento, pero después de que él elegía una foto de la revista, yo la recortaba y él lo colocaba donde quería que yo la pegara. Entonces sostenía el conjunto y hablaba de sus imágenes. Su capacidad de atención era muy corta, por lo que sus collages eran por lo general sólo unas pocas imágenes. La selección de imágenes era colorida e inusual y reflejaba su anterior estilo de arte.

Cuando hubo terminado, hizo algo que nunca olvidaré. Tomó su collage y se alejó con él colgando a su lado. Fue donde estaba cada residente en la sala de estar y le puso el collage frente a la cara por un segundo antes de pasar a la siguiente persona y así sucesivamente. Era obvio que quería que apreciaran lo que había creado. Sus hombros estaban hacia atrás y sonrió con un expresión orgullosa en su rostro.

el artista había surgido y la sala de estar se convirtió en su galería llena con los clientes admiradores. Este talento autorrealizado que había exhibido su arte en todo el mundo y se había codeado con los ricos y famosos estaba de vuelta.

Desafortunadamente, la mayoría de los mecenas de la alta sociedad habrían visto este simple collage como un triste testimonio de su capacidad disminuida. Ellos nunca podrían haber entendido que esas imágenes expresaron su vida, su arte y su alma y a pesar de sus discapacidades. La fabricación de collage le permitió crear de nuevo.

El artista debajo detrás de la enfermedad de Alzheimer ahora sabía en su corazón que todavía podía crear.

Y esa simple obra de arte confirmó para él el valor de su existencia.

Share:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

More Posts