Demencia en Costa Rica

Mucha gente cree que hay una menor incidencia de Alzheimer y demencia en Costa Rica. Sin embargo, Costa Rica está viendo un aumento en el porcentaje de casos de demencia que equivale a países más desarrollados. Según el Hospital Geriátrico Raúl Blanco Cervantes, en la actualidad hay unas 30.000 personas en el país que viven con demencia y se prevé que la cifra se cuadriplicará para el 2050.

La mayoría de nosotros experimentamos algunos problemas de memoria a medida que envejecemos. Parte de la pérdida de memoria puede ser una parte normal del envejecimiento o pueden ser los primeros signos de un deterioro cognitivo que podría conducir a la demencia. (En el pasado, la demencia se denominaba “senilidad”, pero ese término ahora se considera anticuado).

La demencia es un síntoma causado por una enfermedad neurológica como el Alzheimer, el deterioro vascular o por desequilibrios hormonales; no contraemos demencia sólo por el envejecimiento. Los síntomas generalmente comienzan con pérdida de memoria, aunque la persona puede comenzar a perder funcionalidad ejecutiva y experimentar delirios, cambios de personalidad, falta de control de los impulsos emocionales o tomar algunas decisiones terribles, incluso antes.

¿Qué causa la demencia? No se conocen todas las respuestas, pero existen algunos indicadores.

En Costa Rica, tenemos las famosas “zonas azules”, una zona cerca del Golfo de Nicoya, siendo la principal, y otras en todo el país, en las que comúnmente se encuentran personas mayores, en sus noventa y más y una baja incidencia de la demencia. (sin embargo las zonas azules no implican que no hay demencia) Estas generaciones vivieron estilos de vida muy saludables. Eran predominantemente agricultores que criaban los animales que comían y las verduras que sembraban. Bebían agua de manantiales, tenían fuertes lazos con sus comunidades, y trabajaban de sol  a sol aspirando aire puro – el equilibrio perfecto para una vida larga y saludable .

La Costa Rica moderna, sin embargo, ha cambiado esa dinámica. Las pequeñas granjas están desapareciendo a medida que los jóvenes buscan en la ciudad educación y trabajo. Muchas parejas de ancianos descubren que gran parte de su familia se ha mudado y, finalmente, ya no pueden mantener sus granjas. Y, cuando uno de los cónyuges muere, el otro generalmente se muda con la familia, si es que tiene una, y la finca se vende.

Algo más que también ha cambiado es la dieta costarricense. En el pasado, la “comida chatarra” era escasa y la comida procesada y empacada era demasiado cara. Hoy en día, la mayoría de los ancianos come muy mal y hace un mínimo de ejercicio; por lo tanto, los problemas médicos como la diabetes y los problemas cardíacos son más comunes.

El país también ha crecido en el número de jubilados extranjeros mayores. Ahora tenemos más de 488,935 extranjeros con residencia, 24,201 de los cuales son ciudadanos estadounidenses y 3,639 de Canadá. Muchas de estas personas están jubiladas y tienen más de 65 años; algunos de ellos eventualmente desarrollarán algún deterioro cognitivo.

La demencia comunmente comienza a aparecer después de los 65 años, aunque la demencia de inicio temprano puede comenzar a los 30-50 años. Según las estadísticas de la Universidad de Michigan, una de cada siete personas mayores de 70 años tiene demencia, y más de la mitad de los residentes en centros de atención para personas mayores padecen la enfermedad.

Entonces, ¿qué sucede cuando usted o su pareja comienzan a mostrar signos de demencia en un país extranjero, lejos de su familia?

El primer paso y el más importante es el diagnóstico. El Hospital Geriátrico Raúl Blanco Cervantes cuenta con una clínica de la memoria de clase mundial que ofrece todas las pruebas necesarias. Con la residencia, en Costa Rica se debe pagar los servicios de CAJA y por lo tanto tiene derecho a utilizar el sistema médico de CAJA. En la mayoría de las zonas existe una clínica EBAIS donde las personas mayores de 60 años pueden acudir y solicitar una referencia a la clínica de la memoria del Blanco Cervantes. Las personas que tienen un seguro privado pueden consultar a un especialista en geriatría o neurólogo para realizar las pruebas.

El diagnóstico temprano es muy importante. Muchos síntomas de la demencia son tratables y están causados ​​por afecciones como la deficiencia de vitamina B12, los desequilibrios de la tiroides o el alcoholismo . Otros problemas, como el Alzheimer o la demencia de cuerpos de Lewy, son incurables, pero los síntomas suelen mejorar con intervenciones tempranas de dieta, ejercicio y algunos medicamentos.

Si le han diagnosticado demencia, no lo oculte. Hágale saber a su familia y luego, junto a ella o su pareja, infórmese, por muy aterrador que parezca. Las buenas decisiones deben tomarse desde el principio, y esperar puede ser causa de gran angustia.

Cuando llega el momento de contratar un cuidador, Costa Rica tiene muchas organizaciones que capacitan y certifican profesionales. La UNED es la universidad en línea que ofrece cursos para cuidadores en todo el país, e INA, la escuela nacional de oficios y otras universidades como Santa Paula y UCR, también tienen cursos. Además, hay grupos de cuidadores en Facebook, generalmente en español, pero donde puede solicitar un cuidador que hable inglés y que tenga certificación en su área. Lo más probable es que encuentres varios.

Según el Ministerio de Trabajo, el salario promedio de un cuidador es de unos 15.000 colones ($ 30 USD más o menos) por un turno de 8 horas. (Recuerde, esta persona no es una sirvienta; su trabajo es cuidar, aunque no es raro que también cocine un poco).

Si es necesario un hogar de larga estancia, hay varias instalaciones privadas entre las que puede seleccionar las cuales aceptan extranjeros. Elija sabiamente, sólo porque una instalación sea la más cara no significa que sea la mejor. Compruebe la limpieza; si hay mal olor, no es la indicada. ¿Tiene un ambiente hogareño, hay un jardín? Pida ver la cocina y los menúes. Descubra qué programas existen para mantener ocupado a su ser querido y averigüe cuál es la proporción de personal por residente. Además, pregunte si algún miembro del personal habla inglés. Antes de tomar una decisión final, visite varias veces, preferiblemente durante las comidas y actividades, y observe cómo el personal trata a los residentes.

Tanto la persona con afectada como su pareja y su familia deben trabajar juntos de manera proactiva para crear una calidad de vida para todos los involucrados. 

Katya De Luisa es la fundadora / directora del Proyecto Infinite Mind Dementia aquí en Costa Rica. Póngase en contacto con ella en kdeluisa@yahoo.com si  tiene alguna pregunta y visite el sitio web www.theinfinitemind.org

Share:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

More Posts