LOS FECTOS DEL AZUCAR

El sentido del gusto comúnmente se altera o se pierde durante la progresión de la demencia. Curiosamente, sólo el sabor de la dulzura parece permanecer incluso en etapas más avanzadas. El sabor dulce crea un antojo y, a menudo, los cuidadores y los centros de atención buscan aplacar a la persona y darle demasiados “bocadillos” azucarados.

Es esencial estar consciente de cómo el exceso de azúcar afecta negativamente al cuerpo y cuántos de los desafíos que se presentan al cuidar a una persona con demencia podrían estar relacionados con el azúcar.

CEREBRO: ¿Por qué a alguno de nosotros le gustan los postres dulces? Bueno, le da a nuestro cerebro una inyección de dopamina, el neuroquímico para sentirse bien. Con el tiempo, te “enganchas” a la sensación placentera que te da el azúcar y anhelas más y más.

Por lo tanto, si una persona ha  perdido el sabor de los alimentos a excepción del dulce, qué otro alimento desearía?

HUMOR: Una persona experimenta un ascenso del estado de ánimo cuando se elevan los niveles de azúcar, pero la repentina caída de nivel produce nerviosismo, ansiedad o somnolencia . La ingesta alta de azúcar y la caída del azúcar resultante pueden provocar depresión en los adultos. 

Mantener a una persona con demencia fuera de la depresión es esencial. Cuando están en una montaña rusa de cambios de humor debido a los altibajos del azúcar, esto se vuelve mucho más difícil.

SISTEMA INMUNITARIO: El azúcar procesado reduce la respuesta inmunitaria y deja a la persona susceptible a enfermedades y con menos capacidad de recuperación.

ARTICULACIONES: El azúcar es inflamatoria, y si su ser querido tiene artritis, los alimentos procesados dulces aumentan la inflamación de las articulaciones y por tanto producen dolor, por lo que disminuye su movilidad y fomenta el riesgo de artritis reumatoide.

PIEL: El azúcar produce proteínas en el torrente sanguíneo que envejecen la piel. La mayoría de los ancianos tienen “piel de cebolla”, que se magulla y sangra fácilmente. Evitar el azúcar ayuda a mantener su piel más sana.

DIENTES: El azúcar causa caries en los dientes y, el dolor puede aumentar los síntomas de demencia causando un comportamiento fuera de control o impediendo que coman, sin mencionar lo traumático de los viajes al dentista.

PÁNCREAS: este órgano bombea insulina después de ingerir azúcar. El exceso crea una sobreproducción de insulina y, finalmente, el páncreas deja de responder lo que conduce a la diabetes. Los niveles elevados de azúcar también afecta  las paredes arteriales haciendo hincapié en el corazón, lo que resulta en un riesgo de accidente cerebrovascular o ataque al corazón.

La investigación ha demostrado que una menor ingesta de azúcar puede reducir la presión arterial.

HÍGADO: La glucosa del azúcar tiene que ser procesada por el hígado. El exceso es dañino, desarrolla una acumulación de grasa que cicatriza el hígado y corta su suministro de sangre, creando  enfermedades hepáticas.

Muchas de las personas con demencia están tomando varios medicamentos diarios, que son una carga para el hígado y los riñones, que son los que filtran de toxinas de la sangre. Cuando el ya sobrecargado hígado también tiene que lidiar con el exceso de azúcar se corre el riesgo de desarrollar enfermedades serias.

RIÑONES: Los riñones filtran la sangre, pero con niveles altos de azúcar, el exceso se envía a la orina. La ingesta descontrolada de azúcar conduce a la diabetes, que daña la función de filtrar los desechos de la sangre y provoca insuficiencia renal. 

Las personas con demencia se resisten a beber agua y mantenerlos hidratados es un desafío diario . Es probable que esta combinación de deshidratación, medicación y exceso de azúcar provoque daño renal y problemas urinarios.

PESO: Cuanto más azúcar consume, más kilos engorda. El exceso de azúcar inflama las células grasas y provoca un aumento de peso. La demencia generalmente  conduce al aumento de la inmovilidad, y la adición de azúcar a su dieta es una receta para la obesidad, lo que provoca una multitud de otros problemas.

Las frutas son el mejor sustituto de los alimentos azucarados. Combine frutas de colores en tazones pequeños que les permitan picarlos. Haga postres de frutas, agregue frutas en sus platos en la mayoría de las comidas y opte por alimentos sin azúcar que son mejores opciones para las personas con demencia.

El azúcar no es la única causa de problemas en una persona con demencia, pero ciertamente no es beneficiosa.

Share:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

More Posts