¡TODAVÍA AQUÍ!

Años hace tiempo, sabía de una familia que tuvo un velatorio para su madre. El problema era mamá todavía estaba viva en un asilo de ancianos.

Cuando la persona con demencia entra en las etapas no verbales posteriores, comienzan a retirarse en sí mismos; ya no interactúan con el mundo o personas a su alrededor. En este momento, es comprensible por qué muchas familias creen que su ser querido se ha ido.

así que ¿qué le pasa a la persona dentro?

ese pregunta continuamente jugó en mi mente cuando comencé trabajar con personas con demencia, especialmente aquellas en etapas posteriores. Yo vería tantos sentados en sillas o postrado en la cama ya sea dormido todo día o en blanco mirando al espacio. ¿Siguen ahí o están que un caparazón vacío, muerto como se creía de la familia?

Todos tiene sus propias creencias espirituales y mi creencia es que el espíritu nunca es extraviado. Algunos podrían llamarlo el alma, pero para mí es la chispa que nos hace humanos. No soy una persona religiosa que se ha impuesto Catolicismo en mi adolescencia. Pero soy profundamente espiritual y siento mi la vida se guía por algo mucho más grande que cualquier cosa que podamos comprender; nuestro espíritu está conectado a él. Creo que el espíritu tiene conciencia y entiende más acerca de nuestra existencia que el pequeño 5% de nuestra mente consciente con sus pensamientos generados por el cerebro limitado que es lo que se pierde en la demencia.

Es reconfortante para mí para saber que la persona con demencia nunca se ha ido. Estoy absolutamente estoy seguro de que su espíritu también sigue existiendo después de la muerte

Mi amigo Frank tenía 84 años y murió después de una batalla de 18 años con Alzheimer. Yo estaba a solas con él sosteniendo su mano y escuchando el sonajero rítmico de su aliento mientras se acercaba al final. De repente hizo un fuerte suspiro y el sonido se detuvo; el silencio era ensordecedor. En ese momento se volvió de un color grisáceo y su cuerpo parecía encogerse; algo había dejado. ¡Y luego sucedió lo más increíble! Yo sentía Frank en todas partes y yo estaba lleno de alegría. Era como el de Frank espíritu había encendido la habitación con energía y yo estaba electrificado. Yo me abrazó riendo y con lágrimas de alegría lo felicitó por siendo finalmente libre. El reloj en la pared contaba tres minutos y entonces tan de repente como comenzó, se había ido de repente, y una vez de nuevo la habitación se quedó en silencio, excepto por el chasquí de ese reloj. Llamé a la enfermera y me preguntó si quería quedarme con él un poco más. Miré el caparazón vacío en la cama y dije: "¿Por qué? Ya no está allí."

Hasta el momento real de la muerte, siempre están ahí y después de la muerte, como Frank, se convierten en parte de todo. Frank está en mi corazón para siempre, una parte de mí ahora. De vez en cuando tengo una sensación de medio- para un momento fugaz puede sentirlo todavía conmigo.

Share:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

More Posts