EL UNIVERSO CONSPIRA EN AYUDAR

Ayer, en una tarde lluviosa, compartí un taxi colectivo con un hombre y la conversación que tuvimos fortaleció mi creencia de que no hay coincidencias, solo incidencias coincidentes. Me he encontrado continuamente con este fenómeno durante estos meses de desarrollo del proyecto Infinite Mind Dementia aquí en Costa Rica.

Kenneth es un costarricense que vive en el pequeño pueblo montañoso de Puriscal quien estaba de camino a casa después de su trabajo como cuidador de un hombre con demencia. Le hablé del proyecto y de cómo Puriscal es nuestro primer programa rural de red de recursos para personas con demencia. Le comenté lo asombroso que era esta coincidencia y me dijo: “El Universo conspira con ayudar” Resulta que esto es parte de una cita de Paulo Coelho, el autor de El Alquimista, un libro muy esotérico que leí cuando tenía poco más de veinte años. Kenneth también lo había leído.

Intercambiamos información de contacto, y cuando bajó del taxi, el conductor, que había estado escuchando dijo: “Soy parte de un grupo de baile que se presenta en hogares de ancianos. Lo llamamos terapia del ritmo y nos gustaría saber más sobre su proyecto”.

Resulta que también vive en Pursical y es mecánico. Durante la conversación con Kenneth, escuchó que estaba buscando un vehículo 4×4 para el proyecto rural. Quería ayudar. Tiene un pariente que compró un auto nuevo y no usa su modelo anterior Suzuki Jeep. Le dije que para diciembre, esperamos tener alrededor de $ 4,500 para el vehículo. Se ofreció a decirle a su tío que es para él y que podría conseguirlo por $ 3,000. ¡Guauu!

Comencé este proyecto con la fe de que se necesita en este mundo de hoy, y se está concretando con la ayuda divina. Llámalo como quieras, el Universo, Dios, el Gran Espíritu o la Fuente, pero hay algo más grande que nosotros dirigiendo el espectáculo. A veces nos tropezamos con nuestro propio ego, pensando que sabemos lo que queremos y bloqueamos el flujo de lo que es perfecto para nosotros. Y a veces, lo que nos llega puede parecer un desastre, pero si nos mantenemos en la corriente, podría llevarnos a algo mejor que nunca hubiéramos encontrado si el desastre no hubiera cambiado nuestra dirección. Si no estorbamos nuestro camino y dejamos que las cosas sucedan con la fe de que esto es lo que debe ser, encontramos la paz.

Hace años, un amigo me dijo: “Si debes tomar una decisión, siempre toma el camino de menor resistencia”. Tenía razón. Deje que lo que necesita le llegue rápidamente.

La resistencia es mi señal de que me he salido del flujo. Este ha sido el indicador de qué rumbo tomar o no a la hora de desarrollar este proyecto.

Y al igual que el milagro en el viaje en taxi, todo lo que tengo que hacer es permitir que las cosas fluyan hacia nosotros y estar lista para encontrar un acomodo para ellas en la estructura que se está formando.

Share:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

More Posts